Lo que una persona puede cambiar tu vida.

Aún recuerdo el primer día que lo ví, el asco se apoderaba de mi cuerpo, muchas personas creen en el amor a primera vista, yo creo en el odio a primera vista, a pesar de ello, siempre doy oportunidades a las personas para que me demuestren que estoy en el error.

Con esta persona no me equivoque, es el ser más despreciable de la vida, no tiene ningún tipo de escrúpulo por nada, y no tiene la vergüenza de desaparecer de mi vida, después de todo el daño que ha causado en ella.

Por desgracia tiene el apoyo completo de una de las personas más importante de mi vida, a la cual la tiene más que manipulada,

El efecto negativo de esta persona, se está notando en todos los ámbitos de nuestra vida, económico, familiar…

No aporta nada, su función es ir por detrás, “tirando la piedra y escondiendo la mano”, con su amabilidad y simpatía engaña a todo el mundo, solo somos unos pocos los que conocemos su verdadera cara.

Una de las enfermedades más mala en la actualidad es el cáncer, ya que consume tanto a la persona que le afecta como a sus familiares, en este caso, está persona es el cáncer de nuestra familia.

Ojalá un día desaparezca de mi vida o  al menos esté al margen de ella.

La noticia de que estaba embarazada.

El día 19 de diciembre de 2016, era un día especial, los nervios estaban rondando por mi cuerpo, la cabeza en un grado alto de saturación ya que tenía un examen de una asignatura de la carrera muy importante.

Como todo estudiante sabrá o al menos el 90%  de nosotros, todas las cosas que se nos vayan ocurriendo son más interesantes que ponerte a hincar codos las horas antes del examen. 

Este fue mi caso exactamente, me puse a hablar con mi madre por teléfono y me acorde que llevaba unas 3 semanas de retraso en mi periodo.

No fue un detalle al que le  preste mucha atención ya que en épocas de exámenes las hormonas las tienes revueltas, por lo tanto no significaba nada.

Para mi sorpresa mi madre si le dio importancia y me dijo que me realizará un predicto y claro, yo para que iba a esperar a hacérmelo después del examen… con las mismas le escribí a mi pareja que estaba en la peluquería y le puse “cuando vengas a casa, compra un predicto en la farmacia ( le dejé bien claro que comprará el más barato, ya que solo era para descartar y después seguir con nuestras vidas tan normales)”.

Llegó a casa y como bien le había dicho me trajo el más barato, me metí en el baño y me lo realicé, mientras salía o no salían las rallitas lo deje en el pollete del lavabo, y ambos nos pusimos a mirarlo como si fuera a aparecer y en un segundo quitar.

No tardó ni 3 minutos cuando salieron dos rallitas ( positivo) 😳

Lo único que recuerdo fue una sonrisa por parte de él y mi entrada en un bucle del cual no podía salir, ya que me provocó una especie de agobio, mareo, ganas de llorar, tristeza, felicidad…. un cúmulo de sentimientos muy raros… rompí a llorar en un ataque de histeria, le pedí a mi pareja que fuera corriendo a la farmacia a traerme otro, ( esta vez el más caro que hubiese), cuando me lo trajo me lo volví a realizar y me salió que estaba de 2-3 semanas de embarazo. 😳

Llame corriendo a mi madre y a mis abuelos, superada totalmente por la situación, no me podía creer que a mis 22 años, sin finalizar la carrera y sin un trabajo estable.. estuviera embarazada, no era nada como había planeado, suena duro decirlo pero lo pase muy mal.

Mi familia me dio su apoyo absoluto, incluso se alegraron muchísimo, pero yo seguía en estado de shock.

El examen os podéis imaginar cómo me salió después de la noticia…

Al día siguiente cuando me desperté, rece porque todo hubiera sido un sueño, pero no!!! Era realidad completamente.

Ese día ya me fuí concienciando de que no tenía que mirar solo lo negativo de la situación, ya que la llegada de un bebe es un momento precioso.

Así pasaron los días, y cada vez estaba más contenta, a la semana me dijeron que de tan poquito tiempo lo podía perder.. y ahí fue cuando me dí cuenta que no lo quería perder que quería tenerlo, cuidarlo y verle ya la carita ❤️  Ya solo me quedan 4 semanas para finalizar mi gestación y no veo el momento de tenerlo en mis brazos y protegerlo ❤️

Mi viaje sin regreso.

Después de muchos años soñando con el momento de mi partida,   con tropiezos continuos debido a los estudios y a la mala profesionalidad de algunos profesores de cuyo nombre no quiero acordarme, llegó el día de marcharme. 

Mentiría si dijera que fue un momento agridulce, ya que las ganas podían mas que cualquier pensamiento triste que se me pasara por la mente al dejar a mi familia y emprender mi propio camino.

El viaje tenia un duración en principio de 4 años, estaba dispuesta a no frenarme ante ningún tipo de adversidad, a disfrutar cada minuto como si fuera el último, a no soportar nada que no quisiera, y sobre todo a no enamorarme ya que mis últimas relaciones habían acabado con todo el amor que tenía. 

Cuando llegué a  Granada me enamoré directamente, bien es cierto que no valoré sus encantos, una niña de 17 años difícilmente lo haría, me enamoré de la independencia, de la fiesta y del ambiente bohemio que recorrían sus calles. Algo me dijo que en esta ciudad me iban a pasar cosas maravillosas y que iba a conocer a personas difícil de olvidar.

No me equivocaba mucho, conocí a millones de personas, ya se sabe que cuando las expectativas diarias de una persona es fiesta, fiesta y fiesta, se encuentra rodeada de millones de personas dispuestas a acompañarla en cada salida nocturna, incluso mañanera.

Me reía de las personas que decían que las amistades se contaban con los dedos de una mano, pensaba que a mi me faltaban dedos para contar tantísimos amigos que tenía. 

Me caracterizo por muchísimas cosas malas, pero con mis amistades soy super leal y buena amiga, cosa de la que todo el mundo se aprovecha. 

Día a día me iba dando cuenta que no todo el que me ponía una sonrisa, era mi amigo, aunque yo me empeñaba en seguir pensando que si.. el problema llegó cuando me enamoré de mi actual pareja y espero que definitiva.

En ese momento, no es que nadie me cambiara, es que a mi me apetecían hacer otro tipo de cosas ñoñas, como pasar la noche de un sábado tirada en el sofá viendo pelis con él.

En este momento, comenzaron a desaparecer mis amistades, “con la excusa de es que desde que tienes novio…”, lo llamo excusa porque jamás me han propuesto una quedada y me he negado a ella, simplemente llegó un punto que no me las proponían.

Aunque si es cierto que algunas amistades seguía conservando, hasta que llegó el día que me enteré que estaba embarazada, ese día tan importante para una persona, y sobre todo para una mujer llegó y me encontré mas sola que nunca. 

Todas mis amistades me dieron la espalda, desde el primero hasta el último, nadie se sentó conmigo para hablar de como había asimilado el gran cambio que se me venía. Nadie. 

Gracias al destino, hoy me he dado cuenta de quien merece la pena tener a mi lado, claro está que no es que me sobren dedos de una mano para contar mis amistades, es que no rellenaría ni una sola mano. 

Pero lo que sí tengo muy claro, es que lo que tengo hoy no lo cambio por nada, voy a tener un hijo precioso, tengo una pareja que me quiere al igual que mi familia, y tengo unas amigas que aunque sean pocas, valen oro. 

y para colmo, vivo en una de las ciudades mas bonitas de España, “Granada”, a la cual vine para irme y ha acabado conquistándome.